Mi papá contrató un seguro contra incendio y robo.

Este es el típico seguro de casa que tiene mucha gente y que prácticamente todo el mundo olvida. Digo, ¿Cuál es la probabilidad de que te entren a robar?

Bueno, a mi papá le han entrado a robar 3 veces en los últimos años. Calcula las probabilidades…

En uno de estos robos, nos enteramos de algo inesperado. Como quien se olvida de cargar la BIP!, el corredor que había gestionado el seguro por años, olvidó renovar la póliza y esta se encontraba sin pagar desde hacía doce meses.

Así fue como, después de pagar más de 4 años la prima, la compañía de seguro no cubriría el siniestro. Cerca de 1 millón de pesos (CLP) que se iban a la basura.

Por supuesto, la compañía está en todo su derecho (si la póliza no está pagada, entonces la compañía tiene derecho a darte de baja previa notificación vía… carta).

Esto desencadenó una serie de batallas campales entre la aseguradora, el mismo corredor olvidadizo de antes y mi papá. Después de una serie de argumentos que aludían más que nada al "por fa, soy cliente hace años", la compañía indemnizó el robo y pagó el monto correspondiente.

El mal rato, en todo caso, se lo llevó igual.

Notificación vía carta

Si tienes seguros, te desafío a encontrar tu póliza.

Hint: busca entre las decenas de mails que te llegan.

Ahora, si quieres renovarla, vamos llamando al corredor para que en un par de días se renueve.

¿Cambiarla? Otro par de días más.

Sabes que más, quiero cancelar el seguro; es más trámite que reclamar a la compañía de celular para que te repongan el internet. Y no sé si a ti te pasa lo mismo, pero revisar cartas me da una lata terrible.

Muchas veces el seguro que tienes ni siquiera te conviene mucho.

Las pólizas son documentos antiguos y muchas de ellas no se actualizan hace años, por lo que los limites a indemnizar no se ajustan a la realidad de las casas modernas.

Cada póliza tiene muchísimas cláusulas y entrar a ver el detalle de cada con cada cliente, es muy difícil para un corredor o agente.

¿Qué tal si le ponemos tecnología a todo este asunto?

Ese es nuestra misión en Cacttus.

Estamos repensando los seguros para hacerlos tan fáciles y rápidos como pedir un Rappi.

Hacemos todo de forma digital. Ofrecemos coberturas hechas a la medida en segundos y te demoras menos de un minuto en registrar un siniestro (olvídate del papeleo, el número de póliza y las 3 horas pegado al teléfono hablando con 15 ejecutivos distintos).

Usar Cacttus es super simple. Seleccionas el seguro que te interesa, nos cuentas un poco de ti y de lo que quieras asegurar (tu casa, tu mascota) y nosotros te hacemos una propuesta en vivo.

Modificar los montos se hace en la misma App sin trámites ni llamadas.

Nosotros nos encargamos de que tu póliza esté al día. Tú te encargas de disfrutar tu vida.

Lo mejor de todo es que puedes cancelar en cualquier momento y si necesitas hacer cambios (te compraste una tele nueva, por ejemplo) entras a la página y cambias tu póliza.

Y eso no es todo. Estamos trabajando para poder pagar esos siniestros chicos de forma automática, para que no tengas que esperar semanas para reponer tu tele robada.

El otro día le pregunté a mi papá que pasó con ese seguro que te contaba arriba. No tenía idea. Ha pasado tanto tiempo desde el último siniestro que no pudo encontrar la póliza ni en el mail. A estas alturas, no sabe ni siquiera si lo tiene contratado ni se acuerda del nombre del corredor.

¿Tienes tu mascota asegurada?

Contrata un seguro de mascotas con reembolsos ultra rápidos

Cotizar Seguro