Conoce cómo hacer un repelente casero para perros con ingredientes sencillos, naturales y sanos. Entrena a tu perro a mantenerse alejado de ciertas áreas.

Aunque se usan de diferentes maneras, los repelentes de perros son más comúnmente utilizados por repartidores, paseadores, corredores y otros humanos para mantener a raya a los perros extraños. 

También se pueden usar para evitar que los perros entren en cosas y lugares que no deberían. Puedes usar aerosoles repelentes para mantener a tu perro alejado de las plantas de la casa, los jardines, los botes de basura o los muebles.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre los repelentes para perros naturales o caseros y los repelentes químicos para perros? ¿No es esto último más efectivo? 

La razón principal por la que los expertos desaconsejan el uso de repelentes químicos es que pueden ser peligrosos, incluso mortales, para tus mascotas. Es por eso que hay que tener mucho cuidado al usarlos.

Las recetas caseras de repelente para perros usan ingredientes naturales que son seguros y efectivos.

Opciones de repelentes caseros para perros

Los perros tienen aproximadamente 300 millones de receptores olfativos en la nariz, mientras que los humanos solo tienen alrededor de 6 millones. 

Sus narices son tan poderosas que los perros pueden incluso sentir formas y tamaños de objetos. Este poderoso sentido del olfato magnifica cualquier olor, lo que facilita la creación de recetas caseras de aerosol repelente para perros que protegen a los caninos.

Aerosol de citronela

El aroma de la citronela es un olor que puede detener a cualquier perro debido a su fuerte olor ácido. 

Incluso a los perros más traviesos no les gusta este olor. Si planeas usar aceite de citronela como uno de tus ingredientes principales, asegúrate de diluirlo primero para evitar envenenarte accidentalmente a ti o a tu perro.

Para hacer esta receta, mezcla 24 cucharaditas de aceite de citronela con 1 litro de agua y ponlo en una botella con atomizador. Puedes usar la citronela diluida inmediatamente. Solo asegúrate de agitar bien la botella antes de cada uso.

Aerosol de cítricos

Los perros detestan el olor de cualquier fruta cítrica, así que puedes usar las cáscaras de naranjas, limones o incluso pomelos para hacer repelentes caseros de perros. También puedes usar los extractos de las frutas para obtener el máximo efecto.

Para hacer esta receta, puedes crear una mezcla de cualquier fruta cítrica y mezclarla con agua. Depende de ti qué cítricos y cuántos de ellos te gustaría usar. 

También puedes remojar las cáscaras de los cítricos en ½ taza de agua y mezclarla con dos cucharadas de vinagre. Déjalos toda la noche antes de filtrar los sólidos.

Si buscas repeler a los perros de un área determinada, puedes colocar las cáscaras de frutas dentro del área que intentas proteger. Tan pronto como el perro capte el olor de las cáscaras, puedes esperar que salga corriendo para limpiarse la nariz del olor abrumador.

Ajo

También puedes crear un repelente natural para perros a partir del olor acre del ajo. Para hacer

esto, mezcla 2 cucharadas de ajo machacado, 1 cucharada de chile en polvo, 2 cucharadas de cebolla picada y 2 gotas de jabón para platos en 1 taza de agua tibia.

Deja reposar esta mezcla durante al menos 24 horas y cuela los sólidos. Vierte el líquido en una botella de spray y tendrás un spray repelente de perros muy potente.

Lo principal que debes recordar es evitar rociar estos repelentes directamente sobre el perro. El objetivo principal del uso de repelentes naturales para perros es disuadir a los perros de acercarse o entrar en un área prohibida. 

Funcionan muy bien si, por ejemplo, les estás enseñando a no usar un sillón en particular o si los quieres mantener alejados de una planta de tu jardín.

¿Tienes tu mascota asegurada?

Contrata un seguro de mascotas con reembolsos ultra rápidos

Cotizar Seguro